¿Debería tener un negocio con mi mejor amigo?


Claro que si, y me atrevería decir que debería ser parte de los requisitos para formar una sociedad.

A lo largo de este camino de emprendedor, he escuchado que a la hora de hacer negocios no hay amistades, y difiero de esta filosofía, ya que las amistades otorgan un elemento crucial para el éxito de una sociedad que termina siendo como un matrimonio, la CONFIANZA.

La CONFIANZA es parte elemental para poder caminar y hacer equipo con una persona, el estar seguro de que tu compañero(a) velará por los mismos intereses que te permitirán crecer y avanzar en el desarrollo de cada proyecto.